Noticias

GIRARD-PERREGAUX · Flying Tourbillon Skeleton

Atravesar el punto intemporal entre pasado, presente y futuro es una proeza artística y tecnológica realizada por la Célebre Casa de Alta Relojería, Girard-Perregaux. El Laureato Flying Tourbillon Skeleton, cuyo primer modelo ha sido creado en 1975 es un testigo irrefutable. La nueva versión de este emblemático reloj presenta una potencia arquitectónica innegable en cuanto al diseño de su movimiento mecánico como al refinamiento próximo a la perfección.

10.GP-actu
30.GP-actu
Noticias
GIRARD-PERREGAUX · Flying Tourbillon Skeleton

El arte joyera y la alta tecnología: el ADN de la Casa

La fusión entre tradición y modernidad

Fusionar la relojería tradicional y el futurismo y asociar el arte joyero con la tecnología de punta representan, sin contradicciones, la singularidad de la Casa Girard-Perregaux. Reinventar modelos icónicos tales como el Laureato Flying Tourbillon Skeleton atestigua una voluntad intrínseca que ha sabido instaurar una imagen decididamente moderna, anticipando el presente, sin renegar de sus tradiciones.

El audaz Laureato

Pionero entre las más grandes creaciones del diseño relojero, el Laureato muestra con audacia sus singulares líneas armadas de un delicado engaste octogonal de diseño vanguardista. En añadidura, ostenta una perfección cronométrica. Ciertamente, sus líneas atractivas bastaron para hacer del reloj un ícono, pero el Laureato posee desde su primera versión un corazón de cuarzo de una precisión indudable.
Con una frecuencia de oscilación original (32 768 Hz), su vibración es hoy en día, la norma de la relojería. Esta característica lo ha convertido en el reloj de mayor performance de su época.

La búsqueda de la quintaesencia

El objetivo de la Casa Girard-Perregaux es, desde siempre, alcanzar la excelencia e inscribirse sin solución de continuidad en la historia de la Alta relojería. Los relojeros de la firma han dotado la carcasa del Laureato Flying Tourbillon Skeleton de oro blanco o rosa de 18 quilates. Su brazalete ligero y de diseño moderno también está forjado en oro, así como su suntuoso calibre mecánico con ensamblaje automático, regulado por un ‘tourbillon’ volante.

Mucho más que un reloj

El deseo de transparencia

La ligereza y la potencia que emanan del Laureato, revelan la fineza artesanal de una transparencia muy preciada para la Casa Girard-Perregaux desde su creación. El esqueleto, con delicado acabado satinado, el gran tamaño (32.5 mm de diámetro), los puentes, así como el sistema de calibre automático con sus impresionantes componentes calados, agregan una elegancia a la estructura. Realizados artesanalmente por expertos en la manufactura Girard-Perregaux, el frente y el fondo transparente en cristal de zafiro nos dan permiso para leer el tiempo en el alma del Laureato.

Una maestría única

Elaborados a mano y destacados gracias al minucioso biselado de los bordes, las líneas decididamente modernas del Laureato parecen levitar en el corazón del objeto. La esfera, de una perfección absoluta, se compone de un anillo con indicadores de horas y el logo de la Casa suspendidos y realizados en oro. El ornamento minimalista, combinado con un tratamiento de PVD negro de las partes fijas del calibre, permite distinguir en transparencia los engranajes de la máquina, ofreciéndonos un espectáculo hipnótico sobre una superficie de a penas algunos centímetros cuadrados.

Un reloj icónico

Una graciosa línea de proporciones ideales y decoradas con una delicadeza que emana de la transparencia del objeto, imponen la figura decorativa del Laureato Flying Tourbillon Skeleton. El mascarón de proa de la colección Laureato fue presentado en el salón de la Alta Relojería de 2017.

Zoom sobre Girard-Perregaux

La Manufactura de la Alta relojería suiza Girard-Perregaux nació en 1791. Su historia está marcada por la creación de relojes emblemáticos, que combinan el diseño ultramoderno y una tecnología de alta precisión. Desde 1889, con motivo de la Exposición Universal de París, la marca fue distinguida con su primera medalla de oro, cuando presentó al que sería el legendario Tourbillon sobre tres puentes de oro.
Con más de cien patentes, la Casa de Alta relojería es una de las pocas manufacturas que reúnen en su seno cada uno de los oficios de la relojería. El revolucionario Constant Escapement L.M. ha recibido en 2013 numerosas distinciones, entre las más prestigiosas se encuentra el premio Aguja de Oro del Gran Premio de la Relojería de Ginebra.

Top